Revistes Catalanes amb Accés Obert (RACO)

La transformación del mito de Wari en las fiestas mestizas de Oruro y Puno en el Altiplano peruano-boliviano: la Diablada y la construcción de nuevas identidades regionales

Max Meier

Resumen


Una de las formas de expresión y comunicación estética, no escritas, más llamativa de los habitantes de toda la sierra andina son las fiestas. Este ensayo se centrará en dos fiestas del ambiente urbano: el Carnaval de Oruro en Bolivia y la Fiesta de la Virgen de la Candelaria en Puno, Perú. Ambas fiestas están vinculadas a leyendas o mitos. Muchos de ellos han sido transformados o incluso inventados según los intereses de algún sector social, por lo general poderoso y dominante en el terreno político y económico local. Oruro tiene alrededor de 220.000 habitantes y Puno unos 125.000. Ambas urbes son capitales de departamentos del mismo nombre, encontrándose las dos en la zona altiplánica a más de 3.700 msnm. Las fiestas son el evento cultural dominante en ambas regiones, y quien no participa activamente en ellas –y en un lugar prominente– tendrá grandes dificultades de mantener o de ascender a una posición de liderazgo social o político local. El análisis de la evolución histórica y actual de las fiestas es una de las principales bases para comprender las culturas andinas tanto las indígenas como las mestizas y, por ende, su posicionamiento frente al mundo. Son culturas que no se expresan en primer lugar a través de la escritura, y que no transmiten sus valores, su saber y su historia necesariamente en libros o academias y que –ya desde antes de la conquista española– han ido procesando influencias y aportes de otras culturas.

Este artículo versará sobre un aspecto determinado de estas fiestas: los mitos supuestamente prehispánicos. Estos mitos muchas veces se utilizan para interpretar una de las representaciones de danza y teatro emblemáticas del Altiplano, la Diablada.

Texto completo: PDF