Revistes Catalanes amb Accés Obert (RACO)

El necesario equilibrio entre preservación y explotación del paisaje: el caso del Principado de Andorra

Antonio Gómez Ortiz

Resum


Andorra es un país inmerso en el Pirineo por lo que su paisaje se define, ante todo, por el carácter montañoso. Ello explica, quizá, aquí más que en otros lugares, que desde tiempos antiguos y hasta el presente, el hombre andorrano, de una forma u otra y con más o menos fortuna, haya tenido que aprender a convivir con la naturaleza.

Tradicionalmente la población andorrana ha sido agraria por lo que la relación hombre/medio siempre mantuvo un cierto equilibrio. Fue a partir de la década del cincuenta y, particularmente del sesenta-setenta del pasado siglo XX, cuando la sociedad andorrana sufrió un proceso de cambio significativo, pues el turismo y el comercio se impusieron como los pilares económicos por excelencia. Este proceso de cambio en los patrones de conducta económicos ha supuesto modificaciones sustanciales en el tejido social y demográfico del Principado y también en su medio biofísico.

Desde estas perspectivas el presente artículo aborda la problemática que en la actualidad ofrecen los paisajes de Andorra, poniéndose especial empeño en sus aspectos naturales, pues son los que cobijan a la población y a las actividades económicas que éstos llevan a cabo. En este sentido, se resalta el grado de fragilidad latente que tienen los sistemas naturales y la necesidad imperiosa de su preservación, por ser ellos uno de los elementos clave del patrimonio andorrano. Actuar desde esta perspectiva, impregnada en una filosofía ambientalista, supone crear y potenciar, aún mas, y a todos los niveles, una conducta ética responsable con el entorno

Text complet: HTML