Revistes Catalanes amb Accés Obert (RACO)

Crónicas de una perspectiva sobre los otomíes de la Sierra Norte de Puebla

Jorgelina Reinoso Niche

Resumen


La presente investigación se realiza en Acalmancillo, Ixtololoya, Tenexco y El Pozo, comunidades otomíes del municipio de Pantepec, Sierra Norte de Puebla, en donde la expresión jäi se traduce como “cuerpo”, “gente”, “útero” y, en general, “lo humano”, quedando así delimitada una propia perspectiva otomí del cuerpo y de la persona. Para comprender el concepto otomí de jäi es necesario interpretar-explicar su sentido. Para ello se parte de un concepto sintético o mejor dicho, polisémico. Se parte de la comprensión del concepto de cuerpo humano de los otomíes, las partes que lo componen y su relación con el curandero y los recortes de papel brujo. El gran conocedor del cuerpo, dentro de la cultura otomí es el “bädi” curandero. El bädi es “el que sabe”. Su actividad por excelencia es poder recortar el mundo, en cuerpos de papel. Cuando un curandero adquiere esta característica, se encuentra en el período de mayor poder, en el periodo de mayor sabiduría de su trabajo. Acto trascendental dentro de las prácticas terapéuticas, ya que al adquirir este don, el curandero también adquiere la capacidad de recortar al cuerpo jäi en una figura de papel, de dar cuerpo a todo lo que existe en el cosmos: las personas, los animales, las plantas, el sol, la luna, todas las Antiguas, en fin todo lo que puebla el cosmos otomí.


Texto completo: PDF