Revistes Catalanes amb Accés Obert (RACO)

Els Films ornem de Serge Charchoune, 1917. Si no eren films, què eren?

Montse Camps

Resum


Serguei Charchoune (1888-1975), artista ruso poco conocido en nuestro país, residió en Barcelona durante la Primera Guerra Mundial, donde en 1917 y en la Galería Dalmau, expuso óleos formalmente abstractos con el nombre de Films ornementels (sic). El texto del catálogo iba acompañado de un poema musical. El aspecto de la exposición en el que se ha centrado la crítica es el de la novedad que suponía para Barcelona exhibir arte abstracto, pero sin incidir en la paradoja que se suscita entre el título escogido, evocador de un mundo dinámico y moderno, y la representación pictórica, de formas estáticas ycerradas en sí mismas, que contenía la exposición. Desde principios de siglo, los contactos e intercambios de innovaciones artísticas entre Rusia, París, Munich y Berlín eran habituales, de manera que lo más nuevo, el estudio del movimiento a través del color y sus interrelaciones artísticas, fue tema por el que se interesaron muchos artistas, sobre todo los de origen ruso. El cine, invento moderno, fue considerado por Ricciotto Canudo como el séptimo arte (1911) y, a su vez, síntesis mística de todas las demás. El conocimiento que de todo ello tenía Charchoune, su origen y cultura eslavos, la influencia de la teoría cinematográfica de Canudo, además de su amistad y afinidades en materia teosófica, son aspectos a tener en cuenta, si se quieren abrir nuevas vías críticas a la propuesta artística de Charchoune en Barcelona. Quizás la contradicción formulada entre el título de las obras (Films) y los materiales (pinturas), más que una propuesta rupturista dada, será la constatación de la existencia de tal paradoja, que desaparece en cuanto se analizan los cuadros a la luz del lenguaje teosófico, como clave teórica interpretativa. Si sus cuadros fueron la plasmación material de signos místicos, evocadores de su cosmovisión singular y a la vez universal, lo que expuso al público, más que una propuesta artística, era un manifiesto religioso que simbólicamente proclamaba el ideal natural de la nueva dimensión del ser humano, al acceder a la eclosión mística del mundo. El presente artículo trata de los motivoshistóricos y personales que impulsaron a Charchoune a hacer del arte total su opción de vida. Sus representaciones plásticas, vistas con esta intención, proyectarían, como todo film. sus convicciones reales.

Text complet: PDF