Revistes Catalanes amb Accés Obert (RACO)

María Zambrano, habitante del mundo y pensadora de la paz

Stefania Tarantino

Resum


Para María Zambrano educar para la paz significa trabajar en primer lugar sobre nosotros mismos, sobre la formación de nuestra subjetividad, sobre lo que queremos y querríamos ser. Significa, también, aprender a dar el justo valor a nuestra parcialidad, a reconocer nuestro lugar en el mundo sabiendo que no somos todo y, especialmente, significa dar cuenta de nuestra vulnerabilidad además de con nuestra voluntad de poder. Ella no ha dejado nunca de revelar el engaño que se esconde tras la voluntad de poder de la subjetividad —sobre todo de la masculina— y ha tratado de mostrar la importancia del tejido relacional e intersubjetivo del que estamos hechos. Pero, para ello, es necesaria una educación para la paz que no puede afirmarse sin pasar antes por la criba crítica de un examen de conciencia sobre nosotros mismos y que sea la insignia de una cultura que no esté ya fundada en lo semejante —yo como el otro— sino en la diferencia —yo como diferente y siempre irreductible al otro.

Text complet: PDF (Castellano)