Revistes Catalanes amb Accés Obert (RACO)

María Antonieta y la Guerra del 92

Josep Pradas

Resum


El actual proceso soberanista catalán ha puesto sobre la mesa una cuestión clásica en la reflexión sobre los fundamentos de la democracia: el hecho de que si la sobe-ranía reside en el pueblo, puede llegar a producirse una escisión entre el ordenamiento jurídico de un estado y la voluntad de la ciudadanía que lo compone, o de una parte impor-tante de ella, que por diversos motivos no se siente satisfecha con el desarrollo concreto de ese ordenamiento jurídico. Esta situación pone a prueba el carácter democrático de un Estado: ¿debe hacer prevalecer las leyes sobre la voluntad de la ciudadanía? ¿O bien debe dar salida a esa voluntad y posibilitar la modificación de las leyes para satisfacer lo que el pueblo – o una sección de él– aspira a conseguir? Sin embargo, cuando en este juego de tensiones intervienen factores de marcado carácter ideológico, la situación se complica aún más. Y tal es el escenario en que se desarrolla el proceso soberanista catalán: lo que hay de fondo es la pugna entre dos posiciones nacionalistas irreductibles.
Este artículo pretende esclarecer, a partir de un análisis de los orígenes históricos del nacionalismo como movimiento popular capaz de aglutinar voluntades particulares en pos de un objetivo unitario, las dificultades derivadas de incorporar la ideología nacionalista al conflicto antes expuesto entre ordenamiento jurídico democrático por una parte y voluntad de la ciudadanía por la otra.

Text complet: PDF (Castellano)