Revistes Catalanes amb Accés Obert (RACO)

Evaluación de la biodiversidad briopteridofítica de la cuenca del río de Nueva (Llanes, Asturias, N Península Ibérica): bases para su protección y conservación. Evaluation of the biodiversity in Bryophytes and Pteridophytes in Nueva's river basin (

Mª Carmen Fernández Ordóñez, Tomás E. Díaz González, Miguel Ángel Collado Prieto

Resum


El valle del río de Nueva, orientado al este, se encuentra muy próximo al mar Cantábrico. Su cuenca alta y media, con una superficie de 5,5 Km2, presenta una elevada biodiversidad de briófitos al haberse identificado 145 taxones (85 musgos,
59 hepáticas y 1 antocerota), lo que representa el 23% de la flora briofítica de Asturias. El muestreo realizado, por cuadrículas UTM de 0,5 Km de lado, nos revela también la riqueza en briófitos de este territorio, ya que se han contabilizado hasta 70 taxones distintos en cada unidad de cuadrícula. Del catálogo elaborado resultan ser novedad para la Península Ibérica Dicranodontium asperulum y, además, para el Principado de Asturias, los musgos: Dicranum scottianum y Plagiothecium platyphyllum, y las hepáticas: Bazzania trilobata var. depauperata, Cephalozia crassifolia, Cephalozia loitlesbergeri, Kurzia sylvatica, Lepidozia cupressina, Nowellia curvifolia y Jungermannia paroica, taxa, la mayoría, de reducida distribución. Se amplía el área de
distribución, a escala regional, de otras especies (15 hepáticas y 5 musgos) raras o amenazadas, incluidas en la «Red List of Bryophytes of the Iberian Peninsula» (Sérgio & al. 1994). Se ha realizado un estudio fitosociológico de las comunidades briopteridofíticas, en especial las presididas por helechos de carácter «subtropical» presentes en el área de estudio: Woodwardia radicans, Hymenophyllum tunbrigense, Culcita macrocarpa, Stegnogramma pozoi, Vandenboschia speciosa, etc. En su mayoría, estas comunidades pertenecen a la alianza Hymenophyllion tunbrigensis (Orden
Anomodonto-Polypodietalia, Clase Anomodonto-Polypodietea), que agrupa fitocenosis constituidas, fundamentalmente, por briófitos y pteridófitos, que colonizan repisas de peñascos, muros y taludes terrosos compactos sobre una delgada capa de
tierra (exocomófitos), desarrolladas en ambientes saturados de humedad ambiental, bajo el dosel de formaciones forestales. Mediante el cálculo de los índices de rareza específica, coeficiente de diversidad fitocenótica y calidad botánica, entre otros, se ha evaluado el territorio con el fin de sentar las bases científicas para su protección y conservación.

Text complet: PDF (Castellano)